29 julio 2008

Ni vaskos



En la estación de metro de Retiro, en Madrid.

14 comentarios:

perdidaenlaciudad dijo...

Cuanta razón... Es realmente lo que somos, cuando nos empeñamos en catalogar a la gente...

Saludos desde el metro!!

MsNice dijo...

pues eso, que todos los críticos del nacionalismo son al fin y al cabo nacionalistas de otro bando.

chüpetina dijo...

sí, eso parece que somos. por eso nos escudamos detrás de los nacionalismos, para no verlo.

besos babosos

oneras dijo...

Perdón, pero yo soy crítico de los nacionalismos, de todos. Sin exclusión, no soy nacionalista de otro bando. Pienso que el nacionalismo es una postura equivocada y la combato con la razón. Los críticos del nacionalismo, para serlo, critican todos, los demás no son críticos de nacionalismo, sino de uno u otro nacionalismo.

K'ChoPein! dijo...

Estoy de acuerdo con oneras. Un amigo mío decía que el nacionalismo es como la religión, y que si somos capaces (??) de excluir la religión de la vida pública, ¿por qué no el nacionalismo? Recordad que en otros tiempos (y aún hoy en otros lugares) era imposible decir esto en voz alta sin que a uno lo quemaran en la hoguera...

Anónimo dijo...

la foto está bien salvo por lo de los catatalanes que no somos como el resto

dew gilipollas

( ja ja mentira soy argentino, suerte y ver si depiertan a mas gente de tanta estupidez)

Juan Luis dijo...

La estupidez nos separa y la estupidez nos une.

Saludos.

Defunkid dijo...

el nacionalismo bien entendido, como todo, es algo tan respetable como el no nacionalismo.

además estamos organizados en "naciones" así que poco o mucho todos lo somos, otra cosa es que nos joda que lo sean "los otros" dentro de nuestra propia nación.

hay países donde se hacen votaciones para someter a la voluntad del pueblo la separación de una parte y NO PASA ABSOLUTAMENTE NADA. aquí la soberanía es económica y política por que, efectivamente, todos somos bastante gilipollas.

Anónimo dijo...

Decir "SOY ARGENTINO" tambien es ser nacionalista.

Yo soy CATALÁN.

Peter Fragó dijo...

Yo soy ciudadano del mundo.

Mi comentario viene desde Barcelona, y no me parece mal el amor por la tierra (si eso es lo que se entiende por nacionalismo) siempre que no desemboque en radicalismos. Al fin y al cabo, el apego a lo propio puede verse dado por una nación, autonomía, municipio e incluso patrimonio, por lo que: ¿dónde está la barrera de lo que llamáis algunos nacionalismo? Yo podría tener mi caravana situada en un tranquilo càmping de montaña y venderos que para mí, no existe lugar igual. Si sustituyo ese càmping por Catalunya muchos me tildarán de nacionalista. Obviamente estoy reduciendo al absurdo todo para dejar patente la fragilidad con que hay que tomar estos temas. También quiero reflejar que algunos de los casos que acusamos de nacionalismos se basan en prejuicios y se solucionan con tolerancia, virtud que escasea en la actualidad.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Vos sodes gilipollas ...
eu son galego

Anónimo dijo...

Jajajajaja de españa solo nos libramos los gallegos (sin tener en cuenta las naciones de idiomas no oficiales), pero pienso que es cierto, un gallego ha publicado recientemente un ensayo en el que habla de que del gallego hay que disfrutar mas y obsesionarse menos, porque con tantas normativas y gilipolleces, yo que considero el gallego como mi único idioma estoi aburrido de que en el instituto nos metan palabras inventadas por la real academia para diferenciarnos de la lengua castellana, y resulta que no entendemos los textos, y eso desemboca en que mas estudiantes decidan usar el castellano como su idioma para las cosas del instituto porque es mas estable, por culpa de cuatro gilipollas que son los menos patriotas de todos...
como dice mi padre... menos gilipolleces y a cavar zanjas

Auggie Wren dijo...

Un verdad como un templo.
Por cierto, genial el blog. Recoge un montón de filosofía que de otra forma se perdería con el paso del tiempo y la limpieza de las paredes.

Un saludo.

noemn dijo...

Qué mal nos dejais quedar a los gallegos con tantas tonterías. Se trata de una lengua no oficial como lo es el catalán, valenciano, etc. No se están inventando palabras nuevas, ya que todas provienen del latín. Hay muchas que yo tampoco entiendo y no me acomplejo por eso. Existen diccionarios, pero no necesito dejar a la RAG por los suelos para justificarme. Tampoco nadie controla todas las palabras del castellano. Saludos para todos.